Mirada Alternativa Cine Deportes Universidad Música Mirada Maestra   Jueves  30/06/2016. Actualizado 12:33 h. Hemeroteca    onda   mirada21
Logo Uni Top
Portada Internacional Nacional Mirada Alternativa TecnoRedes Mirada UFV Universidad OcioCultura Cine Música Deportes
Valoración   VotacionVotacionVotacionVotacion   Valorar Imprimir  Imprimir Enviar  Enviar a un amigo Comentar   
0
"Empotrada" en una detenci髇 de yihadistas
Mirada21 ha acompa馻do a la Polic韆 Nacional en una operaci髇 contra una red de reclutamiento y envio de radicales a Irak y Siria.
Miembros del GEO en el registro
  Miembros del GEO en el registro  B.Bar髇  


Los agentes tuvieron que arrancar de la pared una segunda puerta blindada de la casa del cabecilla.

B醨bara Bar髇 16/06/2014 4 Periodismo

Son las 2 y media de la mañana, pero la Comisaria General de Información de la Policía Nacional está atestada de gente. Varios equipos de la lucha contra el terrorismo se reúnen con los GEO en la explanada de enfrente del edificio para coordinar la operación que se desarrollará en las próximas horas. Van a detener simultáneamente a 8 miembros de Al Qaeda y cualquier error podría resultar desastroso. Todos coinciden en la importancia de entrar en los domicilios a la misma hora. El factor sorpresa, dicen, es fundamental y un retraso de uno de los grupos podría suponer la huida de los sospechosos. Todos deben empezar a las 4 de la mañana.

Los policías repasan los mapas, las direcciones… Deciden cuál es el mejor camino para llegar a los distintos puntos y calculan al milímetro el tiempo que se tarda en conducir hasta cada uno de ellos.

Poco a poco los vehículos van saliendo del complejo policial de Canillas. Una caravana de cinco coches y una furgoneta se dirige, a las 4 menos cuarto, hacia la calle Buen Gobernador, cerca de Ventas. Allí, según han averiguado los investigadores, vive Lahcen Ikasrrien, un peligroso terrorista que pasó varios años en Guantánamo después de ser arrestado en Afganistán en 2001. Él es el presunto cabecilla de una trama que se dedica a reclutar y enviar radicales a Irak y a Siria a campos de entrenamiento para combatir a las órdenes del grupo terrorista ISIL (Estado Islámico para Irak y Levante).

Los nervios se palpan en el ambiente. Sin embargo, la conversación recorriendo la M-30 es distendida. Uno de los jefes de la operación acaba de ser padre la noche anterior y muestra orgulloso fotos de la recién nacida. Según se aproximan al lugar de destino, las voces van apagándose. Entre susurros, los policías repiten como un mantra las normas de seguridad: Nada de portazos, los móviles en silencio y las fotos no empiezan hasta que los GEO hayan asegurado la zona.

Un par de calles antes del domicilio del terrorista, los coches apagan las luces. Circulan despacio, intentando pasar desapercibidos. Un poco antes de divisar la puerta, las Brigadas de Operaciones Especiales empiezan a formar pegados en la pared. Saben que una vez reciban la orden, la operación se desarrollará en cuestión de segundos. Un compañero se acerca a abrir silenciosamente la puerta del portal. Una vez lo consigue asiente levemente. Es la señal. Los GEO avanzan disciplinadamente y entran con rapidez en el edificio. Un golpe seco alerta a los de fuera que la puerta se ha abierto. Sin embargo, el delincuente tiene otra puerta blindada tras la primera y es necesario arrancarla de la pared. Se oye gritar asustada a la mujer del terrorista. No esperaba ver a la Policía en su casa.

Los GEO esposan a Lahcen Ikasrrien y piden a su esposa que aguarde en una habitación con los niños. Ella no es sospechosa de colaborar en las actividades criminales de su marido. Los llantos de los niños conmueven a los agentes e intentan que no se enteren de lo que está pasando. "Ellos no tienen culpa de nada", repiten. Los vecinos se asoman asustados. No saben qué está pasando y algunos llaman desde sus teléfonos a la Policía creyendo que han entrado a robar. Los agentes van calmando a los que se asoman a los balcones. Les piden amablemente que vuelvan a sus casas y prometen informarles de todo en cuanto sea posible.

Los miembros de la Comisaría General de Información y la Secretaria Judicial entran en la vivienda. Comienzan a registrar el inmueble en busca de información que pueda servir para futuras ocasiones. Al cabo de una hora, encuentran escondidos un par de ordenadores, multitud de documentos y numerosos pendrives, que los agentes empiezan a precintar.

A las 5 de la mañana el frío es helador, pero los policías parecen no notarlo, pese a que muchos van en manga corta. La adrenalina del momento les hace no preocuparse de ese tipo de “pequeñeces”. En cuanto abren los bares algunos se dirigen a llevar café y churros a sus compañeros. La sintonía entre los miembros de la lucha antiterrorista es envidiable. A lo largo de la noche, todos están pendientes de las necesidades de los demás.

Lahcen Ikasrrien permanece en silencio todo el tiempo. Solo asiente levemente cuando le leen sus derechos y protesta en voz baja cuando le informan de que está acusado de un delito de terrorismo. Cuando, a las 9 de la mañana, sale esposado de su domicilio su actitud cambia abismalmente. Al ver las cámaras de televisón, el radical comienza a forcejear y gritar que su detención ha sido injusta y acusa al Estado español de poco democrático. Comienza a gritar en árabe. Los miembros de la lucha antiterrorista se miran desconcertados. Rápidamente, uno que habla árabe perfectamente avisa a sus compañeros de que el sospechoso está avisando a sus compinches. "Eso significa que no nos hemos confundido, es terrorista", explican los agentes.

La Policía le lleva a un trastero que tiene alquilado en una calle cercana. Tienen pruebas de que en él guarda material imprescindible para la operación y no se equivocan. A las 11 de la mañana, el criminal llega a Canillas, donde será interrogado. 

En la Comisaría General de Información la gente está eufórica. Paran por los pasillos y se felicitan por el éxito de un trabajo que llevan preparando varios años. A pesar de llevar toda la noche sin dormir, a ninguno se le pasa por la cabeza ir a casa a descansar. Quieren celebrar, como mejor saben, la cuarta operación contra el terrorismo islámico en los últimos dos meses: trabajando.

Valoración   VotacionVotacionVotacionVotacion   Valorar Imprimir  Imprimir Enviar  Enviar a un amigo Comentar   
0
Enviar a:  
        
COMENTARIOS
No hay comentarios.
COMENTAR NOTICIA
Regístrate aquí para poder comentar noticias
Normas de uso
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacci髇 de Mirada21.es y podr醤 ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortogr醘icos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes ser醤 eliminados. Mirada21.es declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados. As queda determinada esta cl醬sula de exenci髇 de responsabilidad
  SÍGUENOS A TRAVÉS DE LAS REDES SOCIALES
Share to Facebook Share to Twitter RSS
PUBLICIDAD
Publicidad
   Universidad Francisco de Vitoria
Universidad Francisco de Vitoria Logo de Pie de P醙ina Onda Universitaria m21 mkCom